Proyecto Literatura Difusa


Literatura Difusa es un proyecto propio que tiene que ver con la utilización de las redes sociales como espacio de escritura poética.

Este proyecto pretende cuestionar la noción de obra entendida como una unidad material que encierra un tiempo y un espacio definidos, para dar cabida a la fragmentación, espontaneidad, canales de difusión y soporte virtual, dentro de una sociedad regida por los vínculos tecnológicos.

De esta forma, mediante Twitter y Facebook, voy creando de manera intermitente diversas imágenes, aforismos o textos secuenciados con el único fin de diseminar un registro de voces breves que contrasten con lo cotidiano, la divulgación, los hastags, las noticias y demás acontecimientos que día a día se dan cita en estas redes sociales.

Hace un par de años, en una entrevista que me realizó el escritor Conrado J. Arranz, me referí al lenguaje moderno y a su vinculación con los hechos cotidianos en estos términos:

“Las redes sociales y la tecnología han convertido nuestra vida en un hipertexto colectivo. Las voces se entremezclan y dan por resultado una especie de multi-autobiografía mutilada. Este palimpsesto está marcado por la fugacidad, la concisión, la divulgación y la evidencia de lo íntimo. La hiperactividad de nuestras sociedades nos orillan a decir y a señalar, cuando en realidad debiéramos nombrar y descubrir. Esta es la ambivalencia que el lenguaje moderno y los hechos cotidianos nos están heredando.”

Lo único que pretendo entonces es crear pausas del lenguaje en medio de una cascada de información, y la irrupción inmediata e imprevista de alguna seña poética. Por su puesto que no soy el único ni el primero en hacer este tipo de intervenciones, simplemente intento ponerle una raíz crítica a mi caso. 

En ocasiones, en lo que a la creación literaria se refiere, la crítica a las redes sociales suele ser más negativa que positiva; sin embargo, creo que las cualidades que tiene el soporte de las redes sociales en comparación al papel impreso ganan en dos aspectos:

1) La simultaneidad que existe entre el tiempo de escritura y su difusión es casi inmediata, es decir, que no hay un proceso –edición, impresión, distribución- que alargue la aparición del texto a los ojos de los lectores. Este hecho, sin duda alguna, le ha venido bien a la poesía para no quedarse rezagada en el ritmo veloz de impactos visuales y sobreinformación que impera en nuestro día a día. Se me podrá argüir que en materia de los blogs pasa lo mismo, pero las redes sociales, a diferencia de estos, poseen el tema de la viralización, de ahí que la mayoría optemos por compartir nuestras entradas del blog en Facebook y Twitter.

2) El acceso al panorama poético contemporáneo ya no recae en su totalidad en la difusión de medios de comunicación o de ciertos sectores editoriales, sino que depende también del uso particular que el propio “creador” le dé a sus publicaciones. De pronto el poeta, a través del acto de su escritura, se convierte en su propio canal de difusión, complementando así los otros canales alternos.

(Para indagar más en el campo de Literatura y Redes Sociales recomiendo este interesante artículo de Vicente Luis Mora que puede leerse pulsando aquí.)

Como colofón a lo dicho anteriormente, comparto aquí los dos proyectos actuales en los que trabajo:

1) Twitter: el proyecto tiene por nombre BRILLOS y consiste en la utilización de esta red social única y exclusivamente para la creación de pequeñas frases de menos de 140 caracteres que rozan la imagen poética, el aforismo o incluso la minificción. En la descripción de mi twitter utilizo un verso del poeta suizo Philippe Jaccottet: “Que mi forma de brillar sea borrarme”, de tal forma que sirva de epígrafe a la obra en construcción que se gesta en mi página. Hasta la fecha llevo poco más de 200 brillos. Para acceder a mi muro de twitter y verlos puedes pulsar aquí.

2) Facebook: En el caso del Facebook, el proyecto que llevo actualmente funde el arte de correr con el arte de escribir y lleva por nombre POSTALES DEL CORREDOR . Cada semana voy escribiendo en los estados de mi perfil pequeñas ráfagas a manera de un texto secuenciado. En este blog iré subiendo mensualmente la recopilación de estos textos bajo la etiqueta del mismo título: postales del corredor.

Quizá, como punto final, algún día salga en papel un librito que encapsule en una unidad esta obra fragmentada.


  ***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada